lunes, 6 de agosto de 2012

BIOGRAFIAS DE PERSONAJES DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL


                      Theobald von Bethmann-Hollweg (1856-1921)
Canciller de Alemania desde 1909 a 1917. Con fama de maleable y blando, se ganó fama de liberal para la derecha nacionalista y de duro para los demócratas y liberales alemanes. No dudó, sin embargo, en animar a Austria-Hungría a responder enérgicamente tras el asesinato de Francisco Fernando en Sarajevo, pensaba que el conflicto se limitaría a Rusia.
A lo largo de la guerra, su poder fue disminuyendo, de manera que hacia 1916 los militares, y especialmente
Hindemburg, eran los que manejaban la situación. Destituido en 1917, fue sustituido por Georg Michaelis, quien, evidentemente, tuvo menos éxito aún que su predecesor.
                      Otto von Bismarck (1815-1898)
Nacido en el seno de una familia terrateniente prusiana, en 1862 accedió al cargo de canciller de Prusia. Desde este cargo dirigió el proceso de unificación alemán, que culminó con la guerra franco-prusiana de 1870 que dió paso a la constitución del Reich alemán en 1871.
A partir de ahí, Bismarck se consideró satisfecho y orientó su política internacional al mantenimiento del status quo internacional. Al calor del desarrollo económico alemán, Bismarck jugó el papel de árbitro en las relaciones internacionales durante casi 20 años. El centro de su política fue mantener a Francia aislada, consciente de las ansias de revancha del país vecino tras la pérdida de Alsacia y Lorena en 1870. Para ello construyó diversos acuerdos, conocidos como sistemas bismarckianos. En 1890 fue destituido por el nuevo
Kaiser Guillermo II.
                      Georges Clemenceau (1841-1929)
Alcalde de Montmatre en 1870, pasó de ser un agresivo republicano de izquierdas anticlerical -fue conocido como "El Tigre" por su agresiva oratoria- a liderar la derecha nacionalista. Primer ministro de 1907 a 1912 su política se caracterizó por la hostilidad hacia los socialistas y el movimiento obrero. Nombrado de nuevo primer ministro en 1917, consiguió que los británicos aceptaran a Foch como general en jefe de las tropas de la Entente. En Versalles, representó la postura dura contra Alemania, chocó con Wilson por lo que no consiguió introducir todas sus propuestas. En 1920 fue derrotado en las elecciones. Mantuvo hasta el final de sus días que Alemania había sido tratado de forma demasiado benevolente.
                      Erich von Falkenhayn (1861-1922)
Ministro de Guerra alemán en 1913, sustituyó a Moltke como Jefe del Estado Mayor alemán. Enfrentado a    Hindemburg al defender la necesidad de concentrar todos los esfuerzos bélicos en el frente occidental, llevó a la práctica su teoría de la guerra de desgaste en la batalla de Verdún en 1916. Se trataba de concentrar todo el peso de su ejército en esa ciudad para conseguir que los franceses concentraran todas sus tropas y derrotarlas mediante la superioridad numérica alemana. No había que reparar en ningún coste humano: 400.000 soldados de la Entente y 350.000 alemanes murieron en pocos kilómetros cuadrados. Tras la carnicería, Falkenhayn fue destituido.
                      Ferdinand Foch (1851-1929)
Participó de forma destacada en las batallas del Marne (1914) y el Somme (1916). En 1918 fue nombrado Comandante  Supremo de las fuerzas de la Entente y dirigió la ofensiva final contra Alemania. Participó en las negociaciones de la Paz de Versalles, durante las que lanzó duros ataques contra Clemenceau a quien acusó de excesiva indulgencia con los alemanes. Abogó por la división de Alemania para deshacer la reunificación del Reich en 1871. Igualmente exigió la ocupa

                      Francisco José I, Emperador de Austria y Rey de Hungría (1830-1916)
Accedió al trono durante la revolución de 1848, lo que influyó decisivamente en la formación de su pensamiento conservador y antidemocrático. Opuesto a las demandas nacionalistas, su actitud cerrada promovió la extensión de los nacionalismos en su Imperio. Su hijo Rodolfo se suicidó en 1889 y su mujer, Isabel de Baviera "Sissi", fue asesinada en 1898 por un anarquista italiano. Finalmente, su sobrino Francisco Fernando, archiduque de Austria y heredero al trono, fue asesinado en Sarajevo.
Ya muy mayor, permitió que los militares dirigieran la política imperial durante la guerra. Murió en 1916, dejando el trono en manos de su sobrino-nieto Carlos I, último monarca de la dinastía de los Habsburgo.
                     Guillermo II, Kaiser de Alemania (1859-1941)
Emperador de Alemania en 1888, destituyó a Bismarck en 1890 e inició una política internacional que buscaba convertir a Alemania en la potencia hegemónica (Weltpolitik). En 1908 sufrió problemas mentales y, en adelante, su posición tuvo menor peso en la toma de decisiones en Berlín. No obstante, apoyó a Von Tirpitz en su política de rearme naval que llevó a Gran Bretaña a firmar la Entente Cordiale con Francia, y a su canciller Bethmann Hollweg  cuando este animó a Austria-Hungría a responder duramente tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo.
Aunque teóricamente fue el comandante en jefe de los ejércitos alemanes durante la guerra, sus propuestas fueron cada vez menos oídas. El 9 de noviembre de 1918 abdicó y huyó a Holanda donde murió en 1941.
                     Paul Ludwig von Hindemburg (1847-1934)
Tras sus grandes éxitos en el frente oriental (batalla de Tannenberg, 1914), fue nombrado en 1916, con Ludendorff, jefe del Estado Mayor alemán. Ejerció en adelante prácticamente una dictadura en Alemania.
Promovió la
guerra submarina a ultranza que precipitaría la entrada de EE.UU. en la guerra y propició la caída de Bethmann-Hollweg en 1917.
Tras negociar la
Paz de Brest-Litovsk con Rusia, lanzó diversas ofensivas en la primavera de 1918 en el frente occidental. Su fracaso y la consiguiente contraofensiva de la Entente precipitaron la firma del armisticio. En 1925 volvió a la política y fue elegido presidente de la República de Weimar. En 1933, nombró canciller a Hitler.
                     Joseph Joffre (1852-1931)
J
efe de Estado Mayor en 1911, diseñó con Foch el Plan XVII para el caso de una eventual guerra con Alemania. La esencia del plan era un ataque por Alsacia y Lorena.
Al frente de las tropas francesas en 1914, supo reaccionar tras el ataque alemán y finalmente consiguió frenar el avance germano en la
batalla del Marne en septiembre de ese año. A partir de ese momento, los frentes se estabilizaron durante largos meses pese a los intentos  infructuosos por las dos partes de conseguir la ruptura.
Tras los fracasos en el frente occidental y las enormes pérdidas de la
batalla de Verdún, fue sustituido por Nivelle al frente del ejército francés en 1916. Pese a ser apartado de cargos de responsabilidad, siguió siendo muy popular hasta su muerte.
                    Frank Lloyd George (1863-1945)
Nacido en Manchester e hijo de un director de escuela. Se unió muy joven al Partido Liberal (Whigh) y a los 27 años fue elegido para la Cámara de los Comunes. Desde muy pronto militó en el ala más radical del partido. Ministro de Hacienda de 1908 a 1915. Ministro de Municiones de 1915 a 1916. Finalmente lideró el país como Primer Ministro desde 1916 a 1922. Brillante dirigente del país en la fase final de la guerra, fue uno de los protagonistas del Tratado de Versalles, donde defendió una politica más conciliadora con Alemania. Aunque reconocía la extrema dureza con la que Alemania fue tratada e, incluso, tuvo un encuentro con Hitler en 1936 en un intento de persuadirle de no utilizar la violencia, se opuso a la política de apaciguamiento propiciada por el conservador Chamberlain.
                    Erich von Ludendorff (1865-1937)
Desde 1916, estableció junto a Hindemburg una verdadera dictadura en Alemania. Defendió la guerra submarina a ultranza y presionó a Guillermo II para conseguir apartar a los militares más partidarios de una solución negociada. Forzó la dimisión de Bethmann-Hollweg en 1917, tuvo un papel decisivo en las negociaciones que llevaron al Tratado de Brest-Litovsk con la Rusia soviética, e intervino en la ofensiva de la primavera de 1918 en la que perdió su segundo hijo. El 28 de septiembre, ante el avance victorioso de la Entente, comunicó al Kaiser la imposibilidad de continuar la guerra. El poder se transfirió de manos de Hindemburg y Ludendorff a Max de Baden y al, hasta ese momento, silenciado Reichstag. Huyó a Suecia donde elaboró en artículos y libros la falsa teoría de la puñalada por la espalda como justificación de la derrota alemana. Participó en el fracasado golpe de Munich en 1923, junto a Hitler.
                     Nicolás II, Zar de Rusia (1868-1918)
Sucedió a su padre Alejandro III en 1894. Convencido eslavista y defensor de la autocracia, se resistió a occidentalizar el Imperio. 1905 fue un año aciago en el que Nicolás II asistió a la derrota ante Japón y a un intento revolucionario que anticipó los acontecimientos de 1917. Pese a que el Kaiser Guillermo II era su primo, promovió la formación de la Triple Entente. Tras iniciarse la guerra, en 1915 asumió personalmente la jefatura de los ejércitos rusos, lo que le vinculó directamente a los fracasos en el frente. En febrero de 1917, la revolución le forzó a abdicar. Tras negarse el monarca británico Jorge V a aceptar su exilio en Inglaterra, fue trasladado con toda su familia a Ekaterinburg en los Urales. Prisionero de una partida bolchevique fue fusilado con su familia en julio de 1918.
                   Vittorio Emanuele Orlando (1860-1952)
Ministro en diversas carteras desde 1903, desempeñó la cartera de Interior bajo el gobierno de Salandra de 1916 a 1917. Tras el desastre de Caporetto, fue nombrado primer ministro y se benefició de la ofensiva victoriosa de Vittorio Veneto. Representó a Italia en la Conferencia de París, pero no pudo conseguir las aspiraciones territoriales de su país. Las tres grandes potencias vencedoras, Francia, Gran Bretaña y EE.UU., no cumplieron lo acordado en el Tratado de Londres en 1915. Esta decepción propició la ola nacionalista en la que se aupó Benito Mussolini para acceder al poder en 1922. Tras apoyar en un principio al Duce, rompió con el fascismo en 1925 y terminó optando por el exilio. Tras la caída de Mussolini en 1943, fue presidente de la Cámara de Diputados de 1944 a 1946, y senador vitalicio desde 19148 hasta su muerte.
                  Gavrilo Princip (1894-1918)
Nacido en una familia serbobosnia, pese a su mala salud se unió muy pronto a la causa del nacionalismo serbio. En 1912, marchó a Belgrado y allí se unió a la organización Mano Negra que lideraba el comandante serbio Tankosic, quien le eligió para llevar a cabo el asesinato.
Inmediatamente después del atentado fue detenido por la policía, lo que impidió que fuera linchado por parte de la multitud. Durante el juicio se mantuvo firme y no delató la organización del atentado por parte de la organización secreta serbia. Por ser menor de 20 años, se le condenó a una pena de veinte años de prisión. Murió en en la cárcel en 1918, víctima de la tuberculosis.
                Alfred von Schlieffen (1833-1913)
Jefe del Estado Mayor alemán en 1891. Su principal preocupación fue como enfrentar una posible guerra en dos frentes contra Rusia y Francia. En 1895 presentó su plan, el Plan Schlieffen, que fue aplicado por el ejército alemán en los primeros días de la guerra.
Se trataba de atacar de forma rápida y decisiva a Francia por el norte. El plan implicaba la invasión de la neutral Bélgica. Se trataba de derrotar rápidamente a su enemigo occidental para poder lanzar todo el potencial militar alemán contra Rusia. Pese a sus éxitos iniciales, las tropas aliadas frenaron a los alemanes en la
batalla del Marne.
                                                                                                                                                                                           
                  Thomas Woodrow Wilson (1856-1924)
Hijo de un severo pastor presbiteriano. Nominado como candidato demócrata a las elecciones presidenciales de 1912, impulsó un programa reformista conocido como Nueva Libertad. EE.UU. se declaró neutral al estallar la guerra en 1914, pero paulatinamente se volcó a favor de la Entente a la que ayudó con numerosos créditos. La guerra submarina a ultranza de Alemania y el hundimiento de barcos norteamericanos precipitó la entrada en guerra de la potencia americana en abril de 1914. El 8 de enero de 1914, Wilson presentó al Congreso su célebre Discurso de los 14 puntos. Figura clave en la Conferencia de Paz de París en 1919, impulsó la creación de la Sociedad de Naciones y trató de reorganizar el mapa europeo siguiendo el principio de las nacionalidades. La mayoría republicana en el Senado frenó la adhesión norteamericana a la Sociedad de Naciones y la firma del Tratado de Versalles. Wilson se lanzó a una gira por todo el país para convencer a la opinión pública de su posición contraria al aislacionismo. Durante la gira sufrió una embolia en septiembre de 1919, falleciendo a los pocos años.